miércoles, 4 de agosto de 2010

Cerrado por no-vacaciones.

Aunque el trabajo alimenticio me da unos días de tregua, el final de mi novela y un trabajo de investigación en temas de género en el que colaboro hace que apenas me quede tiempo libre para leer otra cosa que no sean los propios materiales de estudio, y menos aún para escribir posts.

El vértigo de acabar 'Una cuestión de prueba' está haciendo de este verano algo especial, agotador pero inolvidable. Será mi segunda novela larga -probablemente más de setecientas páginas-, y hacía ya unos cuantos años desde la otra. Me encuentro con que vivo dentro de ella, y tengo la impresión de que pasará un tiempo hasta que pueda desarrollar un esfuerzo semejante.

A la vuelta del verano retomaré el blog, y seguramente también daremos un impulso al de CPj.



Hasta entonces, que paséis unas semanas de sonrisas, afecto, música y libros.